Héroes que Miran a los Ojos de los Dioses

$1.500

Desplegando su extraordinaria energía sobre el Mediterráneo 
oriental entre colosos de la Edad del Bronce como el País de 
Hatti y el Egipto de los faraones, los navegantes minoicos, 
primero, y los griegos micénicos, después, a rmaron con sus 
logros las bases de nuestra civilización occidental. Cuando de 
forma enigmática el fulgor de sus armaduras de bronce se apagó, 
los griegos posteriores los evocaron bajo la forma de héroes 
capaces de conquistar la ciudad de Troya o realizar imposibles 
travesías marinas como la cantada por Homero en su Odisea. 
Gracias al impulso de estos recuerdos, los griegos volvieron a 
reconquistar el mar, sembrando sus costas de una constelación 
de ciudades y haciendo circular por ellas el fuego de sus mitos, 
hasta que ellos mismos pudieron contar sus propias historias. 
Gracias a Heródoto conocemos las historias de sabios y tiranos, o 
de los Trescientos héroes que resistieron el paso de los persas en 
el paso de las Termópilas. Y por Tucídides sabemos cómo Atenas 
y Esparta crecieron hasta cruzar las líneas de sus destinos en una 
larga guerra que involucró a todo el universo heleno en una 
época de sombras y claros en los que también * orecieron la 
democracia, el Partenón, el teatro o las Olimpíadas, logros que 
perduran en nuestros días. 
En una narración en la que viejos héroes como Aquiles, Odiseo 
o Edipo se alternan con personajes históricos como Pericles, 
Leónidas o Sócrates, el presente libro propone un viaje por la 
Historia de Grecia, a una época en que los hombres se sintieron 
héroes capaces de sostener su mirada a los dioses.

Compartir: