Imperfecto pero Feliz. El Arte Zen de la Tranquilidad - Christopher Weidner

$950

Reconocerse imperfecto genera paz. En nuestra sociedad, muchas personas sienten la perentoria necesidad de ser perfectos. Se exigen a sí mismas niveles de excelencia imposibles de cumplir y, por tanto, el abismo del fracaso se abre a sus pies señalándolo con el dedo de la culpa por no alcanzar la perfección. Entonces surge la frustración y un doloroso sentimiento de baja autoestima.

Compartir: