Salvador Dalí - Javier Pérez Andújar

$1.750

Audaz en todo momento, provocador sin descanso, visionario, libre e independiente hasta límites de llegar a confundirse su personalidad en actitudes opuestas, Salvador Dalí (1904-1989) ha sido el gran surrealista, que elevó su biografía tan alto como su arte. A la par que un nombre imprescindible de la pintura, Dalí está considerado actualmente la última figura genial con que se quiso despedir el siglo XX.
Anarquista, monárquico y franquista a la vez, hedonista bon vivant, irónico y excéntrico, disparatado y en ocasiones esperpéntico, llevó la vida hasta cada uno de sus extremos, pintó desde lo más profundo del subconsciente y frivolizó en compañía de lo más alto de la alta sociedad. André Breton lo bautizó burlonamente con las palabras Avida Dollars (anagrama de Salvador Dalí) en alusión a su inagotable ansiedad de dinero, y el artista las abrazó como bandera.
En contra del mito del artista romántico, Dalí buscó el vinculo del creador con las nasas y eso lo convirtió en el primer artista pop. Sus relojes blandos, sus jirafas ardiendo, los elefantes con patas de cig ¼eña, las Venus con cajones, los saltamontes amenazadores, las hormigas símbolo de lo putrefacto, las enigmáticas rocas del cabo de Creus..., la imaginería daliniana constituye un mundo delirante que fascina y atrapa a a quien se acerca a él.
¿Rozó la locura? 'La única diferencia entre Dalí y un loco es que yo no estoy loco', afirmaba a menudo. Durante toda su vida, Salvador Dalí mantuvo una única fidelidad, la que consagró a su mujer Gala,

Compartir: